Pages Menu
FacebookTwitterPinterestYoutube
Reservas Reservas
Categories Menu

Posted by on May 29, 2013 in Sin categoría | 0 comments

El Corpus Christi desde la Villa de Priego a las Alfombras de Carcabuey

El Corpus Christi desde la Villa de Priego a las Alfombras de Carcabuey

Llegamos al final de Mayo y como es tradición en la zona de la Subbética, celebramos las festividades del Corpus Christi una fiesta a la que dese Cortijo Los Petronilos queremos dedicar el post de esta semana, no desde su carácter religioso sino desde la colaboración del pueblo y la visión del visitante. Una visión que queda hipnotizada por obra y gracia de  las estrechas callejuelas de los barrios más pintorescos y famosos de Priego  así como por las calles coloreadas alfombras de serrín que se preparan para este día, alfombras que atrapan los sentidos en un mar de llamativos colores.

Resumiendo su historia en unas líneas

El origen de la fiesta del Corpus Christi se encuentra en el siglo XVI de la mano de San Juan de Ávila, el apóstol de Andalucía, que inculcó estas fiestas en las provincias de Córdoba, Granada y Jaén, provincias colindantes con Priego,y de las que tanto ha nutrido su inmensa cultura. Este día  obtuvo un desarrollo pleno convirtiéndose este pueblo en un referente en las fiestas del Corpus. Aunque a lo largo del tiempo las celebraciones se ha ido simplificando así como perdiendo su marcado cariz religioso y solemne, el acervo popular se mantiene con la misma viveza que el encanto de sus calles.

Priego vuelve a ser capital de la tradición en Andalucía estos días, engalanando esta vez sus calles más famosas bajo un tapiz de madera pintada y unos mantos tradicionales. No obstante este día tiene en Priego uno de sus mayores exponentes. una fiesta que en la actualidad solamente este pueblo junto  Toledo y Granada mantiene en su jueves festivo tradicional sin cambiarse al domingo siguiente.

El barrio de la villa como anfitrión

En estas fiestas como en toda la primavera, el barrio de la Villa se instaura como centro de la actividad. Un marco incomparable que esta vez no solo engalana sus famosas fachadas encaladas y estrechas calles sino que se cubre de un tapiz tan típico como colorido. La Villa se aferra a esta primavera que se nos escapa, protegiendo sus flores del verano que las amenaza  tintándolas de amarillo.

Antes de que esto ocurra nos deleita otra vez y de forma multitudinaria con este juego de colores que llaman aún más la atención por las los contraluces de sus calles que tantas historias guardan. Aun no es tarde para disfrutar de sus colores y aromas, aun tenemos unos días en este 2013 que se encamina a su ecuador para observar este paraíso no obra de dios, sino de sus esmeradas vecinas; paraíso que aún mantiene este esplendor que el calor se empeña marchitar levemente sin llegar nunca a conseguirlo; pues la Villa nunca perderá su identidad en forma de geranios y macetas de barro, no mientras sus vecinas aun crean en ellas.

El color de Carcabuey convertido en alfombra

Pero para ser justos con los lectores, con la tradición y con nuestra tierra, el Corpus Christi en La Subbética no se entiende sin las famosas alfombras de Carcabuey, un pueblo que vive esta fiesta con un apego popular que supera todo fundamento religioso, convirtiendo esta, en una fiesta para creyentes y ateos así como para visitantes y vecinos.

Si preguntamos a un vecino por el significado del Corpus, este nos dirá que este día significa color, esfuerzo y comunidad; características que definen estos tapices tan llamativos como curiosos que hacen brillar Carcabuey en este final de fiesta cordobesa que ha sido mayo.

No hay quizás mejor manera de acabar el mes que pisando colores, colores que almohadillan el paso de este mes que tantas sensaciones deja impregnadas en La Subbética.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *