Pages Menu
FacebookTwitterPinterestYoutube
Reservas Reservas
Categories Menu

Posted by on May 9, 2013 in Sin categoría | 0 comments

Los domingos de Mayo en Priego, Un secreto del mayo Cordobés.

Los domingos de Mayo en Priego, Un secreto del mayo Cordobés.

 

Si los meses tuvieran acento, mayo tendría ese cordobés tan característico. Así en un mismo mes se pueden disfrutar desde las Cruces de Mayo hasta la feria de la Capital. Sin embargo nuestra fiesta preferida, y la de muchos como nosotros, son los Patios, una tradición que ha sido reconocida  como Patrimonio de la Humanidad en la que Córdoba muestra, entre macetas y paredes de cal, el esplendor de su belleza a turistas y vecinos deseosos de que las flores que engalanan la ciudad sean el acicate de su estancia. Pero esta semana hablaremos de una fiesta que aun sin ser tan famosa, goza de gran acogida por turistas de todas partes.

Durante este mes, se celebran a lo largo de la provincia Cordobesa diferentes fiestas, y nosotros queríamos aprovechar esta época para hacer mención a los Domingos de Mayo en Priego, una tradición puramente prieguense, aferrada en lo hondo de su folclore y muestra de orgullo de su cultura.

Mucho se ha hablado sobre el origen de esta fiesta, cuyos inicios se encuentran en el siglo XVI , habiéndose extendido la creencia de que este pueblo realizó un voto durante todos los domingos de mayo en petición religiosa para salvar a Priego de las fauces de la peste, una epidemia que recorrió España repetidas veces convirtiéndose en el Coco de un pueblo.

 

Sin embargo tras exhaustivos estudios, algunos historiadores han referido que esta epidemia y el comienzo de la celebración de estas fiestas votivas no coinciden temporalmente en los escritos de la época. Cobrando de esta manera fuerza la teoría de que el origen de los Domingos de Mayo tiene un origen distinto. Las fuentes históricas recalcan que esta festividad tan particular de Priego tiene un origen popular como es el juramento votivo por la súplica de lluvias en el periodo de la siembra.  Juramento que con el paso del tiempo la religión ha ido dando solemnidad en las formas y cabida histórica a los ruegos de un pueblo que exhausto pedía una gota de agua para aliviar su cansancio. Un pueblo, que hecho todo lo humanamente posible para conseguir su sustento, se abraza a la esperanza religiosa en la búsqueda de esa agua de Mayo que diese fuerza a sus cosechas y alegría a sus familias.

 

Estos votos se han repetido a lo largo de sus más de 400 años de historia, donde  aun habiéndose perdido la importancia de las lluvias, se mantiene el cariz festivo y la pureza de radicando aquí una de sus bellezas. Así cada domingo de mayo algunas de las cofradías más importantes del pueblo salen en procesión por sus calles mostrando sus mejores galas y sus más exquisitas melodías. Estas procesiones dejan de rendirse a la pasión de la Semana Santa  para convertirse en una fiesta;  los penitentes dejan paso a las guapas mujeres cordobesas ataviadas con sus mantillas españolas y las marchas que antes se clavaban en el corazón, hoy levantan el alma.

 

Los Domingos de Mayo se celebran en una época donde Priego destila vida por sus fuentes y derrocha encanto por sus calles. Unas calles que se visten de claveles y geranios para recibir a sus visitantes con la excusa de esta fiesta tan suya.  Existe un dicho que dice que la casa andaluza es blanca fruto  del reflejo de la sonrisas de quien las contemplan y que estas se visten con flores para verse guapas a los ojos de sus admiradores… No sabemos si este dicho nació en las calles de Priego pero si podemos asegurar que aquí en este pueblo se encuentra uno de sus mayores exponentes.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *